Importancia del Aloe Vera en España

La etimología y la denominación Aloe vera tiene un origen doble, árabe y griego, “alloeh”, que en árabe significa «sustancia amarga» y “alos”, que en griego antiguo significa «mar», mientras que “vera” en latín significa “verdadero.”

En ambos casos la forma de llamar a esta planta medicinal importante de la naturaleza se asocia con sus cualidades, por un lado su jugo amargo y viscoso, y por otro el considerable flujo de agua en el interior

El Aloe vera desde la antigüedad hasta nuestros días

La historia cuenta que el aloe vera ha sido una de las plantas más importantes de la medicina popular desde la Antigüedad y los conocimientos de su uso se fueron transmitiendo oralmente de generación en generación por, sacerdotes y médicos de la realeza en diferentes culturas, los cuales a menudo dejaron dibujos o escritos, es como el cerrajero que sus avances van de generación en generación.

El aloe en España

Los árabes comenzaron a comercializar la planta y posteriormente, los mercaderes fenicios extendería el empleo de ella por todo el imperio greco romano, incluyendo la península ibérica y las islas canarias para encontrar un remedio eficaz para curar rápidamente las heridas de guerra, aunque no haya rastros escritos de ello, existen textos  árabes que lo mencionan.

Información del el nuevo mundo

Algunas teorías cuentan que durante el viaje al nuevo mundo, Cristóbal Colón llevaba en sus barcos macetas con plantas de Aloe para curar con su jugo las heridas de sus tripulantes.

Que él se sentía muy seguro de llevar es planta y escribió una frase en su diario que decía Todo está bien, hay aloe a bordo. Colón consideraba que por sí sola esa frese debería convencer de la versatilidad, propiedades y eficacia que contenía esa planta.

Otras fuentes cuentan que el Aloe vera no llegó a América con la conquista.

Los mayas y los aztecas ya lo utilizaban e incluso era una de las 16 plantas sagradas que se veneraban como si fuesen dioses, diluían el jugo de aloe con agua y se untaban todo el cuerpo con esta sencilla mezcla para proteger sus cuerpos durante las duras marchas en terreno pantanoso.

Esta propiedad repelente de insectos del aloe fue utilizada también por los indios para proteger los materiales vulnerables a los ataques de los insectos, como la madera, así permanecía durante muchos años sin daños.

En el siglo 16 los monjes jesuitas españoles hasta hoy famosos por ser los más entendidos en plantas y sus efectos curativos coleccionaban la planta silvestre de Aloe y contribuyeron a su expansión hasta en lugares donde aún era desconocida.

España comienza su cultivo por la década de los noventa

Apareciendo pequeñas plantaciones por el sur de la península, principalmente por la zona de Málaga y Cádiz.

En esa fase en el que también se integran agricultores de las Islas canarias donde prolifera mucho el cultivo fundándose como los mayores productores de Aloe en España y Europa.

Más tarde, a partir del año 2000, es cuando un pequeño número de agricultores de la península, buscando cultivos alternativos a las plantaciones y productos tradicionales, van a conocer las bondades de la planta y comienzan su andadura realizando estudios de viabilidad, rentabilidad y mercado potencial del producto, es como el cerrajero y su legado.